Millonario Parque Lineal Ambiental en Suba: ¿Paraíso verde o elefante blanco?

Millonario Parque Lineal Ambiental en Suba ¿Paraíso verde o elefante blanco

Lo que prometía ser un pulmón verde para la comunidad de Suba Fontanar, Caminos de la Esperanza etapa 4, hoy se ha convertido en un foco de incertidumbre y preocupación. Se trata de un ambicioso proyecto de parque, con un costo que supera los 14 mil millones de pesos, que yace abandonado a pesar de haber iniciado su construcción hace apenas unos meses.

La obra, cuya finalización estaba prevista para junio de este año, presenta un preocupante retraso. A la fecha, solo se ha ejecutado un 22% del proyecto, según estimaciones de la comunidad. El consorcio Parque SCE, encargado de la construcción, alega falta de recursos para continuar con las labores, argumentando que el Instituto de Recreación y Deporte (IDRD), entidad que financia el proyecto, no ha realizado los desembolsos correspondientes.

Esta versión, sin embargo, contrasta con la información proporcionada por el IDRD, que asegura haber girado la totalidad de los recursos al consorcio constructor.  La obra, iniciada en diciembre de 2023, se vio envuelta en una polémica inicial debido a la oposición de un grupo ambientalista que buscaba detener la construcción.

El pasado 12 de febrero, se llevó a cabo una reunión en el salón comunal de Caminos de Esperanza etapa 4, con la participación de líderes comunales, representantes del IDRD, señor Supervisor del IDRD Jhon Ricardo González, Linda Salazar trabajadora social y Mauricio Sánchez de apoyo al supervisor del IDRD y del consorcio Parque SCE. El objetivo:  encontrar una solución al conflicto con los ambientalistas y definir el futuro del proyecto.

La decisión final, con el aval del IDRD, fue continuar con la construcción del parque, argumentando que los recursos ya se habían desembolsado.  La comunidad, en un acto cuestionable, optó por desalojar a los ambientalistas para dar continuidad a la obra. No obstante, la alegría duraría poco.

El 24 de mayo, el consorcio Parque SCE, retiró a sus trabajadores y la maquinaria del terreno, indicando que no cuentan con más dinero para financiar la obra.

Han pasado 20 días desde entonces, y la incertidumbre se apodera de la comunidad.

Ante la falta de respuestas y la posibilidad de que el terreno se convierta en un foco de inseguridad, la comunidad exige la presencia inmediata del IDRD, el consorcio Parque SCE, la Contraloría General y el contralor local. De no obtener una respuesta satisfactoria, advierten con tomar las calles en señal de protesta indefinida. La pregunta que queda en el aire es: ¿podrá este sueño verde convertirse en realidad o se convertirá en otro elefante blanco de la ciudad?.

By Wilson Castiblanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts